Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación. Pulsa en el botón de aceptación si quieres seguir navegando según los términos de nuestra política de cookies

Comunicado del COEESCV 05/10/2020

Comunicado de prensa del Col.legi Oficial d´Educadores i Educadors Socials de la Comunitat Valenciana ante la brutal agresión sexual a una menor acontecida este fin de semana.

COMUNICADO DE PRENSA COEESCV

Desde el Colegio Oficial de Educadoras y Educadores Sociales queremos mostrar nuestra repulsa ante el deplorable hecho ocurrido el fin de semana pasado, con una nueva agresión sexual múltiple. Esta vez la víctima ha sido una menor de 14 años, que fue violada por un grupo de entre 15 y 20 jóvenes, algunos de ellos menores de edad, en el municipio valenciano de l'Olleria.
Ante este nuevo caso de violencia, hemos de analizar diversas cuestiones, pero la fundamental sería ¿en qué fallamos como sociedad? De nada sirve incidir en aspectos banales como la nacionalidad de los agresores, o en argumentos patriarcales culpabilizadores hacia la chica, entre otros, puesto que estos no son los que verdaderamente importan. 
La respuesta a esta pregunta tendría que pasar por cuestionarnos, como agentes educativos, qué hacemos (o qué no hacemos) para que las violencias machistas sigan produciéndose y cuál es nuestro papel en el sistema que las perpetua. 
No podemos dejar de mencionar los resultados que se ofrecen en la macro encuesta de violencia contra la mujer de 2019, de la Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género, en los que una de cada dos mujeres refiere haber sufrido algún tipo de violencia en su vida. Ni tampoco el informe de Save The Children, dado a conocer hace pocos días también, en el que se analiza el consumo de pornografía entre adolescentes (a la que un 58% de los encuestados ha accedido entre los 6 y los 12 años) y lo que ello supone para su desarrollo y sus relaciones entre iguales.  
Estos datos son muy preocupantes e indican que todas las personas relacionadas con la educación (docentes, administración, familias…) hemos de tomar partido para erradicar esta lacra que parece no tener fin.
La Educación Social es la referente para garantizar pilares donde sustentar una sociedad democrática, es decir, igualitaria, respetuosa, inclusiva, no violenta y generadora de cambios. Es por ello que nuestra figura debería estar presente en cada etapa vital, desde la infancia hasta la vejez. 
Y, por tanto, nuestra profesión, fundamental en los centros educativos, debe consolidarse en los mismos para poder abordar una educación emocional y sexual basada en el deseo y el consentimiento, igualitaria, no violenta, deconstructora de roles y estereotipos, antixenófoba, generadora de garantizar y disfrutar un ocio saludable, en definitiva emancipadora desde la convivencia y el buen trato.
Además de trabajar codo con codo con el profesorado, y con los diferentes profesionales del ámbito de los social, para poder responder coordinadamente al sin fin de situaciones a las que el sistema educativo se enfrenta a diario, generando con ello socializaciones que rompan con toda conducta que alimente la perpetuidad del Sistema Patriarcal. 
De nada sirve quedarse en la superficie y trabajar desde el decoro, y el postureo, se deben tratar desde la raíz, desde la individualidad (persona a persona) y desde el colectivo (comunidad y familias), apostando por la educación como generadora de cambios. 
No es sólo cuestión de trabajar con la población que muestra ya un nivel de sensibilización, que también, sino que hemos de esforzarnos en llegar a aquella que en su día a día dista de ser igualitaria, dándoles las herramientas y creando espacios para romper con lo establecido. Acompañando en la dificultad e interviniendo para el empoderamiento, y tras él, un proceso de sensibilización y no repetición de patrones discriminatorios, sexistas generadores de opresión y odio. 
Tendremos, como sociedad, que redoblar esfuerzos para no tener que seguir lamentando situaciones como la de este fin de semana, y en esto nuestra profesión juega un papel importante.
La Educación Social es esencial, es básica, es necesaria.


La Junta de Gobierno
Valencia, 5 de octubre de 2020